Los mitos y verdades sobre la limpieza de relojes: Consejos en tiempo de COVID19

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Suele ser un tema de discusiones acaloradas en cada junta de loquitos horológicos. Todos dicen tener la receta mágica, la que arregla las rayas, la que hace brillar el acero, la que cuida la hermeticidad... Hoy, con COVID19 rampante y causando estragos, el tema de la limpieza de tu reloj se vuelve mas relevante que nunca, ya no sólo por razones estéticas, sino por salud general.

Los mitos y verdades sobre la limpieza de relojes 1
Entonces, ¿qué dicen los expertos con respecto a las mejores prácticas al momento de limpiar tu reloj? Primero, debemos entender la naturaleza del reloj que estamos sanitizando. No es lo mismo limpiar un reloj hecho en 1960 que uno fabricado en 2020. Las tolerancias entre componentes, sellos herméticos, y resistencia a la corrosión son distintos entre modelos y juegan un papel clave al momento de decidir sobre la mejor estrategia.

¿Es necesario esterilizar un reloj ante el riesgo de que haya estado expuesto a COVID19?

El metal es uno de los materiales donde el virus puede subsistir por mucho tiempo, por lo que debería realizarse esta operación. En general, los relojes modernos, hechos de acero inoxidable y cristal de zafiro, no deberían tener problemas en ser limpiados con alcohol al 60% para eliminar cualquier residuo de virus. La opción de hervirlos en agua también elimina el virus, pero puede poner en riesgo los sellos de goma que aseguran la estanqueidad. En general, la regla deber ser limpiar con alcohol, pero fijarse en la resistencia al agua de cada modelo. Relojes antiguos o de poca resistencia no deberían ser sumergidos en esta solución.
Los mitos y verdades sobre la limpieza de relojes 2

¿Qué precauciones debo tener antes de comenzar el proceso?

Antes de esterilizar un reloj, debemos asegurarnos de darle una buena limpieza. Esto es, limpiar con agua tibia y jabón de manos de manera profunda, utilizando un cepillo de dientes de tipo suave, para evitar rayas. Para secar, una toalla extra suave o papel que permita retirar toda la humedad de entre los espacios pequeños del brazalete y caja (puntos extra si desarmas el brazalete para limpiar cada eslabón). Nuevamente, este proceso no es recomendable para relojes con baja estanqueidad o antiguos. Una vez limpio y seco, se puede comenzar con la esterilización con alcohol.
Los mitos y verdades sobre la limpieza de relojes 3

¿Qué materiales no pueden esterilizarse?

En general, los plásticos como el caucho, la cerámica, los cueros y el carbono son materiales que no deberían ser expuestos al alcohol, ya que pueden perder su coloración o verse dañados. En caso de querer mantener un reloj lo más estéril posible, se recomienda optar por brazaletes de acero, con eslabones grandes, que en lo posible tengan pocos rincones pequeños donde la suciedad y bacterias puedan alojarse, y que sean difíciles de limpiar.
El buen hábito de mantener tu colección impecable hará que con el tiempo mantengan su brillo original y te permitirá evitar la transmisión de virus y bacterias en tus muñecas, uno de los sectores del cuerpo más sensible al contagio de esta enfermedad.
Los mitos y verdades sobre la limpieza de relojes 4

Véndelo en El Loft

Si quieres volver a poner en el mercado esa pieza especial para ser utilizada por alguien que también la aprecie, ¡consígnala con nosotros!

Un miembro de nuestro equipo se pondrá en contacto contigo a la brevedad.

Más información sobre Consignaciones